Forjados. Estructura metálica. Soldadura. Chapa colaborante con pernos. Pernos tipo Nelson

LA CHAPA COLABORANTE EN NUEVAS CONSTRUCCIONES

Forjados. Chapa Colaborante. Estructura metálica. Soldadura. Chapa colaborante con pernos. Pernos tipo Nelson

Aún pendiente de inauguración, Durma SCA formó parte en el año 2014 del equipo de empresas que ha participado en la construcción del nuevo edificio de la Tesorería General de la Seguridad Social en Granada.

Además de un reto desde el punto de vista profesional, ha supuesto el reconocimiento de Durma SCA como empresa polivalente capaz de adaptarse a las exigencias un edificio vanguardista y a la última en tecnología constructiva.

En lo estrictamente técnico, uno de los puntos destacables de este trabajo ha sido el empleo de forjados de chapa colaborante. La adopción de esta tecnología responde a las exigencias ineludibles de las modernas edificaciones en materia de conducción de servicios ofimáticos, empleo de falsos techos y una notable mejora en la planificación de las fases de ejecución.

El fundamento de los forjados colaborantes o compuestos radica en la tecnología usada para potenciar la adherencia entre la chapa de acero conformada y el hormigón. Dicho de manera más coloquial, los dos materiales, chapa de acero y hormigón, colaboran para hacer frente a las tensiones generadas por las cargas.

Pero dicha adhesión mecánica no sería posible sin la acción de los resaltes e indentaciones en los flancos inclinados del perfil de acero galvanizado y que permiten que la adhesión química sea totalmente eficaz y proporcione como resultado una estructura mixta.

El forjado compuesto o colaborante es la solución más adecuada para aquellas obras que requieran tanto de las máximas prestaciones técnicas y mecánicas, como de elevadas exigencias en rapidez de ejecución y garantías.

A la capacidad de adaptación a cualquier tipología de edificación (edificios industriales, oficinas, edificios públicos, almacenes, centros comerciales y de ocio, polideportivos, viviendas, garajes…) se suman los beneficios económicos si el uso de chapa colaborante es contemplado desde el inicio del proyecto:

  • Reducción del canto medio del forjado
  • Reducción del peso y consecuentemente reducción de la sección resistente de la estructura (pilares, vigas, cimentaciones…)

A estas ventajas de tipo económico les hemos de sumar las siguientes desde el punto de vista constructivo:

  • Actúa como plataforma de trabajo durante la construcción, incrementando la seguridad y protección ante la caída de objetos.
  • Sustituye al encofrado perdido de madera como soporte al vertido de hormigón.
  • Contribuye a estabilizar el marco si se trata de una estructura metálica.
  • Soporta las cargas durante el hormigonado, en determinados casos de luz y canto.
  • Facilita el tránsito de personal de obra y materiales en los pisos durante la ejecución del trabajo al no requerir de tanto volumen de puntales
  • Trabaja en colaboración con el hormigón gracias a la unión de materiales conseguida por los resaltes e indentaciones de la chapa.
  • La utilización de conectores permite formar una viga mixta, lo que se traduce en una importante reducción del canto del forjado y en consecuencia del peso de la perfilería metálica que soporta la losa y de la estructura y cimentaciones del edificio en general
  • Las nervaduras longitudinales de la chapa perfilada permiten el alojamiento de instalaciones y canalizaciones del edificio en su interior

Durma SCA siempre a la vanguardia en el empleo de las últimas tecnologías constructivas aportando soluciones reales a las necesidades de sus clientes.

Escriba un comentario