NUEVA CERTIFICACION DE CALIDAD DE CONFORMIDAD DEL CONTROL DE PRODUCCIÓN DE FABRICA

logo-certificadoEn Estructuras Metálicas DURMA nuestro compromiso con la calidad y la excelencia en los procesos productivos va más allá y se convierte en una obligación permanente de someternos a auditorias internas y externas. Sólo desde la auto exigencia se puede ofrecer la máxima calidad y profesionalidad al cliente.
Fruto de esa filosofía de trabajo hemos renovado las Certificaciones Oficiales de Calidad que otorgan el aval de profesionales independientes a nuestros procesos de fabricación, por lo que desde el pasado mes de septiembre contamos con el Certificado de Conformidad de Control de producción y Fábrica para la comercialización de productos de construcción de componentes de acero estructural en base a la norma EN 1090-1-2009 +a1:2011.
certificado-de-conformidad-del-control-de-produccion-de-fabrica-durma-metal

LA CORROSIÓN EN LAS ESTRUCTURAS METÁLICAS

Siguiendo con la línea de nuestro anterior post, una de las patologías más habituales de las estructuras metálicas es la corrosión. Son múltiples las definiciones que encontramos para corrosión; sin embargo la más contundente es la que la identifica como “el ataque destructivo de un metal por reacción química o electroquímica  con su medio ambiente”.

Todos los metales tienen su propio potencial de oxidación, que es la capacidad de entregar o liberar electrones y, por tanto, acelerar o decelerar el proceso de corrosión. Estas propiedades de los metales están definidas en la Serie Galvánica, que va a determinar el grado de tendencia de los metales para sufrir corrosión.

La condición inicial, por ejemplo, para que se produzca la oxidación del hierro es la presencia de agua y oxígeno y la el grado de corrosión que sufrirá será proporcional al tiempo de exposición a esta condición. Por tanto, el remedio será tan simple y tan complejo como aislar lo mejor posible la superficie de acero de esta exposición a estas condiciones de riesgo e intentar reducir al máximo el tiempo de exposición a ellas.

En general, las estrategias para enfrentar el riesgo de corrosión de una estructura de acero se pueden clasificar como sigue:

  • MEJORAR LA RESISTENCIA A LA CORROSION DEL ACERO
  • USO DE ACEROS DE ALTA RESISTENCIA 
  • INSTALAR BARRERA ENTRE EL ACERO Y EL MEDIO
  • REDUCIR LA ACCIÓN CORROSIVA DEL MEDIO

corrosion Las soluciones para prevenir la aparición de la corrosión son variadas y dependen, en gran medida, del ambiente al que estará expuesta la estructura a proteger. Aunque haremos un breve detalle, cabe tener en cuenta que desde la fase de diseño de la estructura ya podemos estar contribuyendo a la prevención evitando formas y recovecos que favorezcan, por la acumulación de agua o la acción directa de otros elementos, la aparición de la temida corrosión.

¿Cómo podemos encarar el problema de la corrosión en nuestras estructuras? Aunque la mejor solución es la propia prevención vía planes anuales de intervención, una vez aparecido un problema de corrosión el protocolo de intervención sería el siguiente:

  1. Evaluación de condiciones ambientales a las que está sometida nuestra estructura, las cuales van a determinar el riesgo de aparición de la corrosión:
  • Ambiente Rural: Bajo Riesgo
  • Ambiente Urbano: Riesgo Medio
  • Ambiente Industrial: Alto Riesgo
  • Ambiente Marino: Alto Riesgo
  • Ambientes Mixtos: Alto Riesgo
  1. Preparación de la superficie en base al grado de corrosión detectado mediante el empleo de diferentes métodos de limpieza (químicos, físicos, arenados y granallados).
  2. Aplicación de la protección: pinturas, pigmentos que actúan como barrera, protección anódica, protección catódica, resinas de caucho clorado, resinas vinílicas, resinas alquídicas, resinas acrílicas, resinas epóxicas, resinas de poliuretano, resinas de etil silicato, galvanizaciones y metalizaciones,
  3. Mantenimiento: periódico y preventivo, tanto de zonas visibles como de aquellas que están menos a la vista. Lo ideal es la realización de mantenimientos previos a la aparición de esta patología del metal, pero una vez surgida es absolutamente necesario redoblar el esfuerzo y fijar programas periódicos de actuación.